Yoga Iyengar con José María Vigar en Málaga

Colocación del peso en la parte posterior de los metatarsos en Adho Mukha Svanasana.
Preparación de Adho Mukha Svanasana elevando isquiones con rodillas flexionadas para evitar la tensión de los isquiotibiales.

En el año 2017, terminé mi trabajo de investigación para el Master de Fisioterapia Invasiva de CEU sobre el análisis de la imagen ecográfica del hombro de los deportistas de Crossfit. Salí de mi consulta y evalué 208 hombros de deportistas en activo y pude llegar a la conclusión de que el hecho de encontrar alteraciones estructurales en los tejidos, no siempre se acompañaba de sensación de dolor.

Esto me llevó a interesarme más por la neurociencia y asistí al Syposium Sportfisio en Berna (Suiza) en 2017. Allí, entre otros grandes de la fisioterapia, pude escuchar a Jill Cook y Ebonie Rio, quienes afirmaban que, para reducir el dolor en una tendinopatía no sólo es importante la carga que se aplica en los ejercicios, sino que también necesitamos reorganizar la actividad de las neuronas excitatorias e inhibitorias que se encargan de ese movimiento a nivel central.

Pues bien, en el estudio «Tendon Neuroplastic Training», Ebonie Rio afirma que la única forma de trabajar en esa neuroplasticidad de forma activa es a través de la concentración en el movimiento (especifica con la palabra «mindfulness») y de los ejercicios isométricos (5 reps de 45″).

Para ese entonces yo había empezado a practicar Yoga, y esas pautas para el ejercicio me recordaban más a la práctica de Yoga que a los programas de readaptación en el gimnasio que yo venía proponiendo a mis pacientes.

Así que decidí indagar más en este área desde mi propia práctica. Viajé a la India y a diferentes países de Asia con las recomendaciones de José María Vigar, uno de los referentes internacionales de Yoga Iyengar y, además, mi tío. Y acabé mi viaje en Australia colaborando con un gran Fisioterapeuta especializado en Neurociencia, Phil Walshe, con quien pude compartir mis conocimientos de ecografía y fisioterapia invasiva nutriéndome de todas sus aportaciones.

Ahora ha llegado el momento de volver a casa y he elegido arrancar aquí, en Málaga, donde tengo la suerte de asistir a la escuela de Yoga Iyengar de José María Vigar para seguir ampliando mi conocimiento del cuerpo desde mis propias sensaciones y, así, poder aplicarlo en mis pacientes.

Pero si el movimiento es el producto del equilibrio entre las neuronas excitatorias e inhibitorias y ya sabemos que contamos con herramientas para trabajar en ello, por qué esperar a que haya una lesión para trabajarlo? Por qué en lugar de tratar los desequilibrios no nos centramos en promover el equilibrio?

Este es el objetivo que yo me he marcado y que me encantará compartir con vosotros en esta nueva etapa.